Diálogos entre un muppie y un filósofo

Muppies: Son una tribu urbana. Siguieron después de los hípster les gusta hacer ejercicio y tener una excelente figura, les gusta comer sano pero que se vea bien lo que comen les gustan los smoothies, fans de las redes sociales, si no lo ven o no lo suben a Instagram simplemente no es para ellos, trabajan en nuevas profesiones pero les gusta ganar muy bien, SOLO LA SATISFACCIPON PERSONAL por eso buscan gustitos a cada momento (cafecito, , su ropa muy cosmopolita pero sin barbas, buscan lo ecológico).

Un jeep descapotable trataba de estacionarse frente a la casa del Profesor Aristóteles en el exclusivo fraccionamiento de Kawakiu Beach, en la isla hawaiana de Molokai. Mientras Mark un twittero de mediana fama caminaba por el camino de la entra principal de la mansión del profesor, veía los discretos adornos navideños colgados de las ventanas y las puertas así como el trasero del Santa Claus tratando de entrar supuestamente por la chimenea.
Mark se preguntaba si había hecho lo correcto, porque no mejor aprovechaba el tiempo y se iba con sus amigos a surfear a una playa menos exclusiva y en donde no tuviera que pedir ningún permiso especial. La dueña del puesto de smoothies donde Mark compraba su dosis diaria de glucosa congelada en el pequeño pueblo de Kaunakakai le había advertido que el Profesor Aristóteles era un maniaco obsesivo de su privacidad y que ya varios habían intentado pedirle permiso para surfear en la playa del “back yard” de su casa pero a ninguno había dejado.
El Profesor Aristóteles un académico retirado que vivía solo desde que su esposa murió tres años atrás pasaba los días leyendo en la terraza de su patio y viendo las olas que reventaban en su exclusiva playa. Aristóteles se declaraba un maniático de la razón y de la búsqueda de la verdad su vida universitaria la había invertido en contestar la pregunta ¿Cuál era el verdadero sentido de la vida? Decían sus más allegados que se retiró cuando realmente lo encontró, su esposa decía que decidió retirarse porque estaba harto y cansado de seguir una rutina que le impedía reflexionar, escribir y soñar, como él decía, en el sentido “sin sentido”. Aristóteles tenía tres hijos que lo adoraban y los adoraba Platón el primogénito era un corredor de motos profesional con una Maestría en Mecánica de Motores en el MIT, Sócrates su segundo hijo era un renombrado chef de la cocina fusión el platillo que lo lanzó a la fama eran los “scargots en salsa de chile morita” el último de sus hijos Agustín era un empresario exitoso de la industria de Biotecnología tenía estudios de Doctorado en Berkley y actualmente vivía en Suiza donde tenía la sede central de su empresa. Los tres estaban casado y los tres tenían hijos los nietos eran el verdadero vicio de Aristóteles, cada uno tenía nombre de filósofos y hasta sus nueras habían accedido a nombrarlos así simplemente porque adoraban a su suegro.

La botarga que no tuvo tiempo de hacer crossfit

Esta es una casa muy peculiar en el vecindario, aquí viven las botargas, adéntrate en su historia. Les adelantó a los personajes directo desde el borrador

De grande quiero ser director, escritor por DrCarlosLH Carlos López enseñanzas de dirección
Conoce a los personajes que habitan en la casa de las botargas